ISO 55000


Antes de escribir acerca de lo que usted puede conseguir en la actualidad a partir de la norma ISO-55000 y el estándar PAS-55, vamos a explorar cómo y dónde los profesionales de mantenimiento y operaciones, con apoyo de los habilitadores (Finanzas, Recursos Humanos, Materiales, Proyectos, Medioambiente, Seguridad Industrial…), pueden influir en la gestión de activos.

La gestión de activos consiste en la optimización del ciclo de vida del activo para ofrecer el rendimiento especificado por los propietarios de los mismos de una manera segura, socialmente beneficiosa y ambientalmente responsable.

La ISO 55000 & PAS 55 proporcionan “la combinación óptima de los costes, los riesgos relacionados con los activos, el rendimiento y la situación de los activos y sistemas de activos a través de todo el ciclo de vida.”

Desde su creación en 2004 (Revisión & Reedición en 2008), PAS 55 ha definido los requisitos para las buenas prácticas en la gestión de activos físicos. La nueva norma ISO 55000, apoyada en la PAS 55, es el presente y futuro de la gestión de activos.

Una de las principales diferencias entre la ISO 55000 y la PAS 55 es el alcance del sistema de la gestión de activos. Mientras que la PAS 55 se centró principalmente en los activos físicos, la ISO 55000 se centrará en los objetivos organizacionales a nivel “Estratégico – Táctico – Operativo”, para la optimización de los procesos de coste-riesgos en la industria.

Aunque la filosofía subyacente de los dos enfoques puede ser diferente, la intención de proporcionar una medida de las buenas prácticas en la gestión de activos se mantiene, por lo que la ISO 55000 allana el camino hacia la gestión de activos empresariales de clase mundial, convirtiéndose así en un concepto atractivo para la Industria Pública o Privada.

Para apoyar a las dos normas tenemos la ISO 17021-5, “Requisitos de competencia de Auditoría y Certificación de Sistemas de Gestión de Activos”.Es el requisito recién confirmado por los organismos de certificación para tener un conocimiento específico de gestión de activos con el fin de auditar los requerimientos de la norma ISO 55001. Esto ayudará a asegurar que los evaluadores reconocen las buenas prácticas cuando las ven, y también a determinar las deficiencias y carencias correctamente. En contraste con otras normas de sistemas de gestión, la ISO 55001 exige explícitamente la demostración de prácticas reales (no sólo la existencia de procesos y manuales). Por esta razón, resulta esencial utilizar un asesor con experiencia real y profunda de la gestión de activos para garantizar una implementación industrial exitosa.

La ISO 55000 se compone, pues, de tres normas que se complementan:libro AENOR

  • ISO 55000: Gestión de Activos (información general, principios y terminología)
  • ISO 55001: Gestión de Activos (requerimientos)
  • ISO 55002: Gestión de Activos (directrices sobre la aplicación de la norma ISO 55001)